Digital publication - Page 53

Doña Brígida habla de estar en un lugar en donde siempre se queda esperando la temporada que nunca llega, temporada turística que han esperado por años, y si bien llegan algunos viajeros no se compara con la afluencia a costas cercanas como las de Coveñas y Tolú. Le habían dicho que diciembre si iba a ser la tan esperada temporada, "que vá… solo llegó el chikunguña", dice doña Brígida.

Doña Brígida empezó trabajando en un restaurante en Montería como mesera, y luego de algunos años volvió a Moñitos para establecerse y abrir su propio lugar.

Todas las mañanas se levanta a rallar el coco y escurrirlo para preparar el arroz de coco que no puede faltar, en su cocina, en donde también se encuentra el vinagre de plátano, y su arroz a la brichi, un arroz con mariscos, que es el plato principal en su carta.