Digital publication - Page 12

Las pugnas y luchas sufridas por la revolución fueron de gran importancia y trascendencia en la evolución del papel de la mujer rusa. Las mujeres empezaron a tener una mayor participación política tras la revolución bolchevique, la cual dio un vuelco a la legislación y fundamentos del orden tradicional.

Pues bien, si algo es cierto es que Rusia estaba llena de mujeres dispuestas a cambiar y a reivindicar sus posiciones en la sociedad. Desde el momento en el que la ideología socialista apareció en Europa, se creó un fuerte movimiento feminista, ya que las obreras veían en el socialismo la posibilidad de satisfacer sus necesidades laborales y de integrarse en el orden social durante la Primera Guerra Mundial. La creadora de ese movimiento fue Clara Zetkin (Sajonia, 1857-Moscú, 1933), quien organizó la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, celebrada en Copenhague en 1910, y en la que se propuso la creación de un Día Internacional de la Mujer con el objeto de demandar el derecho al voto femenino.

Gracias a la revolución, en el año 1918 finalmente se le concedió el derecho al voto a la mujer. Además, el nuevo estado obrero se encargó de dar los primeros pasos para la construcción de una economía que favoreciera plenamente a la clase trabajadora. Esto, indudablemente, haciendo inclusión a la mujer obrera. Se procuró que la mujer empezara a hacer parte tanto en la vida política, como en la social y económica. Bien pues, los Bolcheviques aceptaban que si no se llevaba a cabo un desarrollo económico cualitativo, la liberación de la mujer nunca sería posible. Por lo tanto, se trabajó fuertemente con los recursos disponibles para cumplir la promesa de la emancipación de la mujer. Incluso, se creó un departamento del partido Bolchevique dirigido a las necesidades de la mujer, llamado el Zhenotdel. No obstante, hay un factor que es importante tener en cuenta.

El propio León Trotsky, líder junto con Lenin de la revolución rusa, aceptaba que: “Los recursos reales del estado no correspondían a los planes y a las intenciones del partido comunista. La familia no puede ser abolida: hay que remplazarla. La emancipación verdadera de la mujer es imposible en el terreno de la ‘miseria socializada’. La experiencia reveló bien pronto esta dura verdad, formulada hacía cerca de 80 años por Marx.” Esto nos demuestra cómo Rusia se encontraba en un estado de total ruina por todos los daños causados en el gobierno Zarista junto con las repercusiones de la primera guerra mundial. Esto generaba un gran atraso que no permitía plenamente un avance efectivo social y económico.

PAPEL DE LA MUJER

Como bien se sabe, con el avance de la guerra, la mano de obra masculina se hizo más escasa, haciendo necesaria la incorporación de la mujer.

Como bien se sabe, con el avance de la guerra, la mano de obra masculina se hizo más escasa, haciendo necesaria la incorporación de la mujer.

RUSIA

Clara Zetkin